Arco del Triunfo

Finalizado en 1836, el Arco del Triunfo es uno de los arcos triunfales más grandes del mundo y fue encargado por Napoleón para conmemorar los logros y sacrificios de la Grande Armée durante la Revolución Francesa y las guerras napoleónicas. El arco está cubierto de esculturas en relieve que representan a jóvenes franceses en la batalla y bajo su bóveda se encuentra la tumba al Soldado Desconocido de la Primera Guerra Mundial. Los visitantes podrán admirar el tamaño completo y los detalles del arco en la base y coger un ascensor o subir los 284 escalones hasta la azotea que hay en la cima. Disfrute de las vistas panorámicas de 360° de París y sorpréndase con la caótica circulación del tráfico de la rotonda que hay debajo. La forma más sencilla y segura de llegar al arco es a través del paso subterráneo que se encuentra en la Avenue de la Grande Armée, que le ahorrará considerar si darse una loca carrera entre el tráfico.

Ver más detalles    Leer menos   

Historia del Arco del Triunfo

Napoleón quería construir un arco triunfal para conmemorar a su Grande Armée, que había luchado en la Revolución Francesa y en las guerras napoleónicas. Los arcos triunfales, originados por los romanos, eran unos monumentos clásicos característicos que solían conmemorar a generales victoriosos, batallas o eventos públicos importantes. El Arco del Triunfo está inspirado en el famoso Arco de Tito, erigido en Roma en el 82de nuestra era.La construcción del Arco del Triunfo comenzó en agosto de 1806, en el apogeo de la fortuna de Napoleón, justo después de su victoria en Austerlitz. Sin embargo, el arco no se llegó a terminar hasta después de la caída de Napoleón, durante la Restauración borbónica. El rey Luis Felipe lo inauguró en 1836. Los restos mortales de Napoleón pasaron bajo el arco en diciembre de 1840 en su viaje desde Santa Elena a su lugar de descanso final en Los Inválidos.

Vistas de París

La azotea en la cima del Arco del Triunfo ofrece unas preciosas vistas panorámicas de 360° de París. Los visitantes podrán ver los glamurosos Campos Elíseos bordeados de árboles, contemplar el frondoso jardín de las Tullerías, divisar la Torre Eiffel en la distancia y analizar la elegante arquitectura clásica en tonos crema de los bulevares circundantes. También resulta divertido entretenerse con el espectáculo que ofrece el caótico tráfico de la rotonda que hay debajo. Esta calzada aparentemente anárquica da preferencia al tráfico que entra en la rotonda y, por lo visto, las compañías aseguradoras aceptan automáticamente un reparto de la responsabilidad del 50% en los accidentes que ocurren aquí, independientemente de quién sea la culpa.

Una localización estelar

El Arco del Triunfo se encuentra en el extremo occidental de los Campos Elíseos, en el centro de la famosa rotonda de la plaza Charles de Gaulle, anteriormente conocida como l'Étoile por el radio estrellado que forman las 12 avenidas que convergen en ella. También es el elemento cohesivo central del eje histórico (o vía triunfal), la famosa secuencia de grandes vías públicas y monumentos que atraviesan el área comprendida entre el patio del Louvre y el Gran Arco de la Defensa. Hasta el día de hoy, en esta zona todavía hay restricciones en las alturas de los edificios para preservar las vistas del eje histórico.

Información importante

Los vales electrónicos podrán canjearse por billetes de entrada en el centro de información de Big Bus Tours (11 Avenue de l'Opéra, 75001 París) antes de la visita al Arco del Triunfo. Cuando llegue al arco, canjee su billete de entrada en la base antes de acceder. Tenga en cuenta que los niños de entre 0 y 17 años entran gratis. Los visitantes con movilidad reducida podrán acceder al arco pero necesitarán ayuda para cruzar por el paso subterráneo. Aunque hay un ascensor, hay que subir 46 escalones para acceder al mirador más alto.

Un centro ceremonial

Desde su construcción, el arco se ha convertido en un punto de reunión para los poderes que han controlado la ciudad.Las famosas marchas de la victoria que han tenido lugar bajo el arco o alrededor de él incluyen las protagonizadas por los alemanes en 1871, los franceses en 1919, los alemanes en 1940 y los franceses y los aliados en 1944 y 1945. Tras el sepelio del Soldado Desconocido, todos los desfiles militares han evitado marchar a través del propio arco, por respeto a la tumba y a su simbolismo; en su lugar, los recorridos de los desfiles rodean el arco en lugar de atravesarlo. Tanto Hitler en 1940 como de Gaulle en 1944 respetaron esta tradición. Actualmente, el arco es el punto de inicio del gran desfile militar anual celebrado el 14 de julio por el Día de la Bastilla.