¿Sólo dispone de 48 horas para la ciudad del amor? Aquí le contamos cómo hacer un hueco para las principales atracciones en su recorrido, junto con una dosis de cultura y una buena ración de cocina francesa.

Siga este itinerario de París en 2 días si quiere hacerse una buena idea de esta gran ciudad europea.

DIA 1

Por el día

París tiene tantos monumentos y atracciones emblemáticos que lo más seguro es que ya sepa perfectamente qué es lo que quiere ver. Pase el primer día orientándose y tachando de la lista sus imprescindibles. Las atracciones de visita obligatoria están repartidas por todo el centro de París, por lo que la mejor manera de ir de una a otra es coger un autobús turístico con paradas con subida y bajada libre, con la opción de bajar en los principales monumentos.

Empiece por la principal: la Torre Eiffel. Literalmente, no puede perdérsela, por lo que le recomendamos que sea su primera escala y así se ahorrará las multitudes. Desde abajo la vista es imponente, pero si quiere verla de cerca, hay muchísimas formas de hacerlo. En la primera planta de la Torre Eiffel podrá caminar sobre el suelo de cristal y admirar las exposiciones sobre la historia de la torre. La segunda planta cuenta con un mirador con telescopios, tiendas de souvenirs y restaurantes. La tercera planta es el punto más alto. Suba en ascensor hasta la cima, donde disfrutará de unas vistas de vértigo de toda la ciudad. También hay un bar de champagne, si quiere algo más romántico.

Una vez visitada la Torre Eiffel, ya puede correr a ver el resto de los monumentos de París. Está el Arco del Triunfo, Notre Dame y el Panteón, así como un montón de museos de primera clase. Haga parada en el Jardín de Luxemburgo y pasee por este magnífico espacio verde, para descansar de tanto monumento. También puede hacer una escapa a los Campos Elíseos si prefiere las compras (o ver escaparates) en las lujosas firmas de gama alta.

on

Ruta clásica - Roja

Arco del Triunfo Entradas

Por la noche

París es una de las mejores ciudades del mundo en cuanto a gastronomía, con mas de 70 restaurantes de estrella Michelin donde cenar, además de una gran variedad de cafés, bistros y vinotecas de lo más chic. Si persigue la excelencia gastronómica, pruebe las ostras y el suntuoso marisco de Restaurant Guy Savoy o las joyas de estrella Michelin de L’Orangerie. Si prefiere una brasería tradicional francesa y perderse entre los parisinos, tiene que ir a Boullian Chartier, un restaurante animado y popular con más de 100 años, que ofrece cocina tradicional (sí, caracoles incluidos) a buen precio.

Tras un festín culinario, ¿por qué no atreverse con un cabaret tradicional parisino? El Moulin Rouge es el más famoso. No olvide reservar sus entradas con antelación si quiere un buen asiento. También están Le Zebre de Belleville, una versión contemporánea del cabaret tradicional, y Crazy Horse, un espectáculo creativo burlesque.

lorangerieparis.com

bouillon-chartier.com

moulinrouge.fr/?lang=es

on

DIA 2

Por el día

Ya ha visitado los principales monumentos parisinos, así que ha llegado la hora de profundizar en la cultura y la historia de esta ciudad. Hágase con un pase para los museos, con acceso a más de 50 de los mejores museos, galerías y monumentos de la ciudad y visite cuantos desee.

En lo que a museos respecta, obviamente, el Louvre es la joya de la corona, ya que oficialmente es el museo más grande del mundo. Hace alarde de un exterior emblemático, así como de algunas de las obras de arte más famosas del mundo. Entre sus paredes alberga la Mona Lisa, la Venus de Milo y montones de obras de Michelangelo, Caravaggio y Da Vinci. Después de esta atracción de visita obligatoria, no se pierda el Musée d'Orsay, que se encuentra dentro de una antigua estación de tren, y el Centre Pompidou, un museo de arte moderno diseñado para que parezca una sala de calderas de dentro a fuera.

on

Entradas Pase Museo

Si le queda tiempo después de visitar los museos, explore Notre Dame o diríjase al Sacré Coeur para ver la basílica del Sagrado Corazón de París, desde donde las vistas de la ciudad son espectaculares. Si le apetece recorrer un barrio alternativo y disfrutar del arte callejero, diríjase al Canal de l’Ourcq y al Canal St-Denis, donde le esperan llamativos y coloridos murales, así como cafés y bares chic por la orilla.

Por la noche

La noche parisina es relajada y refinada. Todo gira en torno a las vinotecas y los bares clandestinos secretos. Muchos de los mejores bares de París pasan completamente desapercibidos, por lo que tendrán que darle el chivatazo si quiere encontrarlos. Le Reflet, de temática cinematográfica, está escondido en una callecita junto a la estación de metro Cluny-La Sorbonne. Está decorado con pósteres cinematográficos y ofrece un ambiente del Hollywood de los años 20, vino y cócteles de moda. El Comptoir Général es otro de los escondrijos favoritos. Al entrar en este bar, da la sensación de adentrarse en una mansión, con sus pasillos cubiertos de retratos y arañas de cristal. Dentro, la decoración es peculiar y estrafalaria y hay hasta un jardín tropical. Vaya de bar en bar por París si quiere poner el broche final a su escapada.

lecomptoirgeneral.com

on

Una selección para una escapada de 48 horas en París. Siga nuestras recomendaciones si quiere ver lo imprescindible de París y no dispone más que de 48 horas. Así tendrá una excusa para volver a esta ciudad y hacerlo todo de nuevo.