Es difícil ignorar la llamada de Cupido, especialmente en febrero. Si se está preguntando qué hacer en San Valentín, le hemos preparado una guía de las ciudades más románticas alrededor del mundo. De restaurantes llenos de flores en Londres a clases de repostería francesa en París o lecturas del aura en Nueva York, hay muchas actividades cautivadoras para despertar mariposas en el estómago.

Corteje a su pareja con total confianza en uno de estos destinos perfectos para celebrar San Valentín, no importa en qué parte del mundo se encuentre...

El día de San Valentín en Londres...

Clos Maggiore

Aparentemente escondido del bullicio y el ajetreo de Covent Garden, Clos Maggiore es un deslumbrante oasis para descubrir en pareja. Con una lista de vinos impresionante, un conservatorio lleno de flores de cerezo y una chimenea junto a la que dan ganas de arrebujarse, no es de extrañar que haya sido elegido recientemente como el restaurante más romántico de Londres.

View this post on Instagram

A post shared by Covent Garden (@coventgardenldn) on

Con fuertes influencias de la Toscana y la Provenza, la comida de este moderno restaurante francés ha ganado premios. Nosotros recomendamos pedir las deliciosas cintas de pasta (pappardelle) con trufas o la carne de Angus negro y solicitar al camarero que lo maride con una copa de su mejor vino... hay más de 2500 botellas para elegir. Reserve por adelantado si quiere una mesa en el conservatorio y vístanse para la ocasión; este es, después de todo, uno de los lugares más románticos que visitar en Londres.

Ruta roja y verde, parada: Covent Garden

Terrace Bar, Tate Modern

Quizás visitar una famosa atracción turística londinense como la Tate Modern no sea lo primero que se le viene en mente cuando busca ideas para una cita en San Valentín, pero este tesoro oculto bien merece cambiar las reglas del juego. Situado en la primera planta del Edificio Blavatnik, podrán disfrutar de riquísimos pasteles y tés, cervezas artesanas y cócteles a medida, todo ello con perspectivas panorámicas de las mejores vistas de Londres.

View this post on Instagram

A post shared by magdalena (@b.baszko) on

Tampoco es necesario reservar por adelantado; dediquen la jornada a recorrer las galerías y exhibiciones del museo y después diríjanse al Terrace Bar para admirar el skyline londinense. Hay algo realmente conmovedor en avistar la otra orilla del Támesis junto a la persona amada. Y la entrada al museo en sí es gratis, lo que lo convierte en una de las mejores cosas que hacer en Londres si se viaja con poco presupuesto.

Ruta roja, parada: St Pauls Cathedral

Little Venice

¿No ha oído hablar de Little Venice, la pequeña Venecia de Londres? Piense en casas flotantes profusamente decoradas, pasajes jalonados de árboles y, en días soleados, un canal reluciente donde pasear tranquilamente o sentarse a ver el mundo pasar. Si le apetece algo fuera de lo habitual para celebrar San Valentín, una visita a este tranquilo barrio puede ser justo lo que está buscando.

View this post on Instagram

A post shared by Adventure Ideas (@adventureideas) on

Podrán dar un paseo en barco, visitar la galería de arte flotante o simplemente pararse a picar algo en el Waterside Café, uno de los varios restaurantes sobre el agua. Haga la cita aún más memorable preparando un picnic para dos sobre una manta en el césped de Rembrandt Gardens. Verán cisnes, patos y gansos del Nilo acurrucados en todos los rincones.

Ruta azul, parada: Praed Street

El día de San Valentín en París...

Epicure

Hay pocos lugares en el mundo más románticos que París, la conocida como Ciudad del Amor; espere cosas maravillosas si piensa visitarla en febrero. Uno de nuestros lugares favoritos para cenar de lujo en pareja es Epicure, un restaurante de cocina francesa liderado por el chef con tres estrellas Michelin Eric Frechon. Quizás encuentre el menú un poco caro, pero un bocado de los macarrones rellenos de trufa negra es todo lo que hará falta para que cambie de opinión.

View this post on Instagram

A post shared by @tom.chrt.06 on

Conocido como uno de los restaurantes más románticos de París, reservar mesa en él es nuestra primera opción para darse un capricho especial en San Valentín. Si usted y su pareja son aventureros gastronómicos de visita en París, esta será una de esas experiencias irrepetibles; la mayoría de los comensales optan por el menú de degustación a 340 euros por cabeza. El protocolo exige chaqueta de traje para los caballeros y hay que reservar con antelación.

Ruta roja, parada: Grand Palais

Pâtisserie à la Carte

Quienes conocen el popular dicho «enseña a un hombre a pescar y lo alimentarás de por vida» apreciarán esta clase de cocina dirigida a enseñar a preparar famosos bocados de la repostería francesa como macarons, croissants y eclairs. En Pâtisserie à la Carte, las clases se imparten en inglés y se centran en técnicas y habilidades sencillas que necesitará dominar para preparar sus propios pasteles en casa.

View this post on Instagram

A post shared by patisseriealacarte.paris (@patisseriealacarte.paris) on

Si buscaba una idea peculiar para su cita, ya la ha encontrado. Con un máximo de 6 personas por clase, se trata de una actividad íntima para realizar por San Valentín en París que les dejará un gusto dulce en la boca a usted y a su enamorado/a.

Ruta azul, parada: Gare du Nord

Bateaux Parisiens

Una de las actividades más románticas que se pueden realizar por San Valentín en París es un paseo nocturno en barco. Con embarque cerca de la Torre Eiffel a las 7:30 de la tarde y salida a las 9 de la noche en punto, podrán enamorarse de las vistas más icónicas de París en tierra firme antes de embarcarse en una sofisticada experiencia a bordo de los Bateaux Parisiens.

View this post on Instagram

A post shared by Amuse Paris (@amuse_paris) on

El crucero dura tres horas e incluye un menú a la carta todo incluido, con una selección de vinos y música en directo para agasajarles a usted y a su enamorado/a hasta bien entrada la noche. Cenen a la luz de las velas en este entorno mágico con vistas panorámicas de París, espectacularmente iluminado tras ponerse el sol.

Ruta roja, parada: Torre Eiffel

El día de San Valentín en Nueva York...

The River Café

The River Café es uno de los restaurantes más románticos de Nueva York y también el mejor lugar para obtener unas vistas espectaculares del centro de Manhattan. Siguiendo con nuestro tema de cenas de lujo, este restaurante de nueva cocina americana ha recibido una estrella Michelin y atrae comensales de todas partes del mundo. Habiendo celebrado en 2017 el 40 aniversario de su apertura con una mirada retrospectiva a sus festines e innovaciones, es toda una institución neoyorkina agazapada bajo el Puente de Brooklyn que no querrán perderse.

View this post on Instagram

A post shared by Camille Bartkowiak (@elimacline) on

Vistan atuendo formal y pidan las ostras frescas como entrante, seguidas por las costillas de cordero o la langosta de Nueva Escocia. Como postre, recomendamos el irresistible Brooklyn Bridge de chocolate, que reproduce la forma del famoso puente homónimo.

Ruta roja, parada: South Street Seaport

Magic Jewelry

Probablemente la sugerencia más inusual, dentro de nuestra lista de las mejores cosas que hacer por San Valentín en Nueva York, sea ir a que les fotografíen el aura. Vayan a Magic Jewelry, un tesoro oculto en Chinatown, para probar unos deliciosos dim-sum y de paso averiguar cómo de entrelazadas están sus energías. Quienes vayan con una mente abierta podrán descubrir qué vibración emiten, individualmente y como pareja.

View this post on Instagram

A post shared by Emma Bates (@emmashbates) on

Si se está preguntando cómo funciona la cosa, no podría ser más sencillo. Posarán para una fotografía que mide su aura y después les entregarán una copia que podrán comentar con el personal del establecimiento. Tanto si creen en su existencia como si son más escépticos, no deja de ser una manera diferente e interesante de pasar juntos el día de San Valentín.

Ruta roja, parada: Chinatown

Daybreaker New York

Aunque San Valentín es la festividad más romántica de todas, sus celebraciones no tienen por qué ser tradicionales o empalagosas. Le presentamos Daybreaker, un evento de baile matutino en Nueva York donde se anima a los participantes a perder sus inhibiciones en un espacio sin alcohol.

View this post on Instagram

A post shared by DAYBREAKER (@dybrkr) on

Perfecta para gente mañanera, esta actividad neoyorkina comienza temprano con una clase de yoga contundente, seguida por 2 horas de bailoteo y un período de descanso posterior con café, zumos y picoteo de desayuno gratis. Luego el evento se transforma en un concierto secreto donde descubrir futuros talentos locales y termina con una clase magistral sobre el poder de la intención y la positividad. Si consigue obtener entradas para alguno de los eventos emergentes de Daybreaker, no lo lamentará. Recuerde: las parejas que juegan unidas, permanecen unidas.

El día de San Valentín en Roma...

Ad Hoc Restaurant

Situado a escasos minutos de las escalinatas de la Plaza de España, Ad Hoc es uno de los restaurantes más románticos de Roma. Cuente con que les den una cálida bienvenida y les conduzcan a su mesa, donde recibirán un platillo de degustación con una muestra de las trufas del menú y una copa de espumoso cortesía de la casa. Tiene un ambiente muy íntimo en el que fácilmente podrían pasar toda la noche mirándose a los ojos pero, si consiguen apartar la vista el uno del otro y del menú, observarán que todas las paredes están adornadas con botellas de vino.

View this post on Instagram

A post shared by TYP24 (@tur24ua) on

El menú de degustación con maridaje de vinos tiene un precio razonable y ofrece una deliciosa selección de algunos de los mejores platos de la carta sin hacerle un agujero al bolsillo. Aunque habitualmente no es necesario, durante el período de San Valentín se recomienda reservar con antelación.

Ruta roja, parada: Ludovisi / Escalinatas de la Plaza de España

Happy Rent

Si tiene un permiso de conducir válido, alquilar una Vespa es una de las maneras más mágicas de hacer turismo por Roma. Desde que en 1946 se presentara allí la primera Vespa, viajar en una se ha convertido en toda una institución en la capital italiana. Pregunte a los romanos y le dirán que no hay mejor manera de explorar la Ciudad Eterna con la persona amada que su medio de transporte favorito. Hay muchos sitios donde puede alquilar una, pero un establecimiento recomendado es Happy Rent.

View this post on Instagram

A post shared by enjoy my gallery around the (@big_dream_travels) on

Llegue antes que nadie a los sitios, sorteando el tráfico para acceder a todas las principales atracciones turísticas de Roma con facilidad. Tendrá la libertad de visitarlas cuando más le convenga y, mejor aún, podrá perderse por las callejuelas laterales para descubrir los puestos de gelato escondidos por el camino. ¿Hay algo mejor que darse el gusto de compartir un helado con la persona amada?

Ruta roja y morada, parada: Basilica Santa Maria Maggiore

Alembic

Las noches de pintura y vino en Alembic son una manera creativa de celebrar San Valentín en Roma. Para asistir a las clases no se requiere experiencia previa, así que son perfectas para cualquier pareja a la que le apetezca descubrir su lado artístico.

View this post on Instagram

A post shared by Paint for the Wild (@paintforthewild) on

La clase dura algo más de 2 horas, y los pintores reciben instrucciones paso a paso de Lauren Lombardo, el artista neoyorkino a cargo del evento. En Alembic les ofrecen todo lo necesario para crear una obra maestra, y también un aperitivo durante la clase, por si necesitan ayuda para expresarse. Luego podrán quedarse con la obra pintada como recuerdo de su paso por Roma y su día de San Valentín juntos.

Ruta roja y morada, parada: Piazza Venezia

El día de San Valentín en Viena...

Mini

Visto desde fuera, Mini no parece gran cosa... pero las apariencias definitivamente engañan. En cuanto entren por la puerta, descubrirán un restaurante moderno con su barra de vinos y una sala de jazz contemporáneo. Si eso no es suficiente para convencerle de que hablamos de uno de los restaurantes más románticos de Viena, sepa que la comida también es memorable. Pidan la sopa de goulash húngaro, el pato asado y el risotto de setas silvestres, o el típico escalope de ternera con guarnición vienés, y prepárense para darse un festín de la mejor cocina este San Valentín.

View this post on Instagram

A post shared by Zhini Iris Xia (@noiriris) on

Conseguir mesa es relativamente fácil salvo los domingos, cuando la mayoría de los sitios cierran temprano. En días templados, sugerimos pedirla en el patio para disfrutar de una comida o cena al fresco.

Ruta azul, parada: Mariahilfer Straße/Ibis Hotel

Winery Cobenzl

Si tenía en mente visitar un viñedo, San Valentín es un buen momento para hacerlo. Quizás esté un poco fuera de mano, pero Bodegas Cobenzl es un lugar fantástico para una cita en Viena. Los visitantes pueden aprenderlo todo sobre el proceso de prensado y adentrarse en el mágico arte de la elaboración del vino.

View this post on Instagram

A post shared by Ainur Ryskulova, Artist (@ainurarys) on

Elija el recorrido guiado y les llevarán a ver la prensa y la bodega, además de experimentar una auténtica cata de vinos para luego tener la oportunidad de adquirir sus favoritos. Impresione a sus amigos de vuelta en casa con toda la información que usted y su pareja habrán aprendido sobre los distintos tintos, blancos y rosados.

Prater

Para los amantes de la adrenalina, Prater es un parque de atracciones lleno de diversión ubicado en el distrito 2 de Viena. Una de las mejores atracciones del parque es su noria gigante de 64,75 metros de altura. Construida en 1897 para celebrar el cincuenta aniversario del emperador Francisco José I, se ha convertido en toda una tradición en movimiento para los locales y sigue siendo una manera mágica de pasar la noche, especialmente si visita la ciudad por San Valentín.

View this post on Instagram

A post shared by Vienna/Austria Photography (@alexx_vienna) on

La experiencia es muy distinta del típico paseo en noria; podrá reservar una lujosa cabina privada para cenar a la luz de las velas y brindar en las alturas, perfecta para volver a conquistar una vez más a su media naranja.

Ruta roja, parada: Prater

Seleccione cualquiera de las actividades de nuestra lista de cosas románticas que hacer y tendrá garantizado un San Valentín inolvidable. Saque el máximo partido de su tiempo en la ciudad elegida y súbase a uno de nuestros autobuses turísticos antes de marcharse. Es la forma más sencilla y segura de visitar todas las atracciones y ver todas las vistas famosas en más de 20 ciudades. Y además, con la opción de bajarse a explorar siempre que lo desee, podrá descubrir Roma, Viena, París y otras muchas ciudades a su propio ritmo.