Ha reservado el viaje, se ha comprado un bikini y ha anunciado en Facebook que se va de vacaciones. Ahora todo lo que queda por hacer es decidir qué meter en la maleta. ¿Parece fácil? ¿Quizá un poco estresante? ¿Acongojado?

La ansiedad por hacer maletas es un estado normal antes de las vacaciones que puede ocasionar estrés y malestar. Falta de aliento, pensamientos irracionales y privación del sueño son síntomas habituales, pero todo esto puede evitarse con facilidad.

Hemos elaborado una guía para ayudarle a hacer las maletas como un auténtico profesional. Consulte nuestros trucos...

1. Elija la maleta correcta

Antes de reunir el contenido de su maleta, es importante que escoja la maleta más adecuada para su viaje. Dónde viaja, cuánto tiempo va a estar fuera y qué va a hacer son algunos de los factores a tener en cuenta. ¿Fin de semana largo en la ciudad? Con equipaje de mano debería ser suficiente. ¿De Interrail por Europa? Lo mejor es una mochila. ¿Dos glamurosas semanas en Dubái? ¡Saque la maleta grande!

2. Cree un fondo de armario

A la hora de decidir los conjuntos que va a llevarse, piense en el itinerario que va a realizar. Por ejemplo, si va a hacer turismo por París, ¿cree que llevar tacones de 10 centímetros es lo más adecuado? Probablemente, no. Una vez que haya establecido las pautas de su viaje, es hora de hacerse con una paleta de colores. Seleccione elementos combinables que sirvan para distintos conjuntos. Tiene que ver que funcionan, ¿vale? Sigamos...

3. Elija tejidos funcionales

Su armario tiene que ser funcional a la vez que moderno. Factores a tener en cuenta con calidad, grosor, peso y tendencia a arrugarse. Un ejemplo perfecto es la lana de merino: súper ligera, le mantiene caliente si hace frío, fresco si hace calor y se mantiene en condiciones puesta tras puesta = armario ganador.

4. Siga la regla 1 - 6

Si la regla 1- 6 le produce palpitaciones, relájese lentamente. Es una fórmula para…

Para una escapada de fin de semana, coja:

    1 sombrero

    2 pares de zapatos

    3 pares de pantalones o faldas

    4 partes de arriba

    5 pares de calcetines

    6 conjuntos de ropa interior

5. Enróllelo, no lo pliegue

Enrollar la ropa ahorra mucho espacio en la maleta y reduce el riesgo de arrugarse. Un gran truco. Enrollar la ropa supone un verdadero punto de inflexión. No sólo le obliga a planear previamente lo que se va a llevar antes de viajar, sino que le ayuda a descartar todos los "por si acaso" que suelen colarse en la maleta.

6. Pásese a lo digital

En esta era digital, ya no es necesario cargar con libros, mapas y documentos de viaje. No sólo ocupa espacio en la maleta, sino que hay que encajarlo dentro del preciado peso permitido. No olvide informarse del coste del consumo de datos antes de viajar.

Y eso es todo. Seis sencillo pasos para hacer la maleta sin estrés. Siga nuestra práctica guía y acabará haciendo turismo relajadamente por una de nuestras famosas ciudades sin darse cuenta

¡Que le sea leve!